El agua es un bien que muchas veces damos por sentado, pero es importante valorarla y cuidarla; hay muchas formas fáciles de hacerlo en nuestro día a día, y acá te compartimos algunas de ellas: 

 

1. Preocúpate de dejar las llaves de agua cerradas en tu casa cada vez que salgas, y revisarlas especialmente cuando te vayas de viaje. 

2. Prefiere las duchas cortas antes que los baños de tina, considerando que una ducha de cinco minutos consume 100 litros de agua, mientras que un baño de tina gasta, por lo menos, 250% más de agua. 

3. Mantén un jarro de agua reservado en el refrigerador para evitar abrir siempre la llave. Además, así tendrás la opción de tomar agua fresca y helada cada vez que quieras. 

4. Prioriza cuidar el agua en tu jardín, especialmente en el riego; el mejor sistema para ahorrar es por goteo. También es mejor regar de noche para evitar la evaporación y aprovechar toda el agua.

5. Al lavar los platos también puedes optar por hacer una lavaza con agua y jabón en vez de mantener la llave abierta. También puedes echar el lavaloza y luego enjuagar todo junto para usar menos agua. 

6. Puedes buscar formas de darle un nuevo uso al agua. Por ejemplo, usar la de la tina para llenar el inodoro. 

7. También puedes buscar soluciones ingeniosas para ahorrar agua, por ejemplo,  en la descarga del inodoro;  instala una botella con arena o piedras en el estanque. Estarás ayudando a la presión de agua y por lo tanto en el consumo de agua.

8. Al lavarte los dientes, puedes mantener la llave del agua cerrada mientras no necesites usarla.

 

El acceso al agua como deber del Estado: el fallo de la Corte Suprema más  allá de Nogales « Diario y Radio U Chile