Durante el invierno muchas veces se hace más difícil llevar una vida activa y mantener una alimentación saludable; acá te compartimos algunos tips para seguir disfrutando de la comida, pero de forma sana.

  1. Consume alimentos variados, incluidas frutas y verduras
  • Come cereales integrales, lo menos procesados posibles, a base de trigo, maíz o arroz.
  • Frecuenta comer legumbres, que te aportarán gran cantidad de las proteínas que necesitas.
  • Come verduras y frutas frescas ojalá todos los días, y algún alimento de origen animal como carne, pescado, huevos o leche.
  • Si comes a deshora, elige las frutas o frutos secos sin sal.
  1. Reduce el consumo de sal
  • Limita el consumo de sal a 5 gramos diarios (equivalentes a una cucharadita).
  • Al cocinar y preparar la comida usa poca sal y reduce el uso de salsas y condimentos salados.
  • Si consumes alimentos enlatados o desecados, elige frutos secos y frutas sin sal ni azúcar añadidas.
  • Intenta cambiar la sal por  hierbas y especias frescas o secas.
  • Revisa las etiquetas de los alimentos envasados y elige los productos con menor contenido de sodio.
  1. Consume cantidades moderadas de grasas y aceites
  • Al cocinar, sustituye la mantequilla o similares por grasas más saludables como el aceite de oliva, de soja, de girasol o de maíz.
  • Consume preferentemente aves y pescado, que por lo general contienen menos grasa que la carne de ternera, cordero o cerdo; evita la grasa visible y limite el consumo de carnes procesadas.
  • Toma leche y productos lácteos desnatados o semidesnatados.
  • Evita los alimentos procesados, horneados y fritos que contengan grasas transde producción industrial.
  • Prueba a hervir los alimentos o cocinarlos al vapor en lugar de freírlos.
  1. Limita el consumo de azúcar
  • Limita el consumo de dulces o bebidas que contengan azúcar como jugos de fruta y bebidas a base de jugo, concentrados líquidos y en polvo, aguas aromatizadas, bebidas energéticas y deportivas, té o café listos para beber.
  • Elige fruta fresca en lugar de dulces como galletas, pasteles y chocolate.
  1. Mantén una buena hidratación bebiendo suficiente agua

Una buena hidratación es crucial para una buena salud. Tomar agua en lugar de bebidas azucaradas es una forma sencilla de limitar el consumo de azúcar y evitar un exceso de calorías.

  1. Evita el alcohol en exceso

Las bebidas alcohólicas no forman parte de una alimentación saludable. El consumo frecuente o excesivo de alcohol aumenta el riesgo inmediato de lesiones, además de provocar efectos a más largo plazo como daños en el hígado, cáncer, enfermedades del corazón y trastornos mentales.